QUIÉN ES REDUNIPAZ

HISTORIA

En 1997, por iniciativa de académicos, directivos, investigadores, alumnos, y egresados de diversas universidades, públicas privadas, de las regiones y Bogotá, fue creada la Red Universitaria y de Universidades por la paz REDUNIPAZ, con el propósito de vincular las universidades colombianas a la construcción de la paz.

Desde su creación, REDUNIPAZ se ha fundamentado en nuestro precepto constitucional en virtud del cual “la paz es un derecho y un deber, de obligatorio cumplimiento”. En desarrollo de su labor académica, ha contribuido a los procesos de respeto a los derechos humanos y la difusión de los valores propios de la justicia social y ambiental.

REDUNIPAZ ha actuado con sectores de la sociedad civil en su conjunto, abriendo canales, de reflexión y de acción en torno a la paz, como un marco de entendimiento cotidiano para el desarrollo de nuestra democracia.

A partir de 2015, REDUNIPAZ ha optado la estructura institucional de corporación sin ánimo de lucro, con domicilio en Bogotá

Como miembros de comunidades universitarias e impulsados por una conciencia histórica, los integrantes de REDUNIPAZ han intervenido con sentido solidario, proponiendo alternativas viables que preserven los principios constitucionales y las prácticas propias de la democracia participativa y el estado social de derecho.

 

UNIVERSIDADES VINCULADAS En distintos momentos de su desarrollo, han participado en las actividades promovidas por la Red, cerca de 45 universidades pertenecientes a los diversos Nodos. Así mismo, ha trabajado en estrecha relación con la Asociación Colombiana de Universidades (ASCUN), el ICETEX, las Fundaciones Hans Seidel y Domopaz, y en actividades adelantadas por el Consejo Nacional de Paz y la Consejería de la Presidencia de la República para la Paz.

ALGUNAS REFLEXIONES HACIA EL FUTURO  Ahora bien, a solicitud del Consejo Directivo de Redunipaz, me correspondió clausurar la sesión. Allí, me permití expresar, que al celebrar la Institucionalización abierta de la Red, he recordado al Maestro de Turín Norberto Bobbio cuando nos enseñó: “El problema de la paz es un problema de fondo: la paz es el bien absoluto, condición necesaria para la realización de todos los demás valores”. Entonces el país en general y especialmente la juventud universitaria, nos necesitan frescos, consagrados, éticos y sabios.